eCommerce: Aspectos legales del comercio electrónico

Bien sea porque han querido actualizar sus plataformas debido a la contingencia por el Covid-19 o porque ya formaba parte de sus planes, cada vez son más las empresas que se inician en el mundo de las ventas digitales con sistemas de comercio electrónico o e-commerce.

Sin embargo, muchas desconocen aún todos los aspectos legales que se deben tomar en cuenta para operar una venta electrónica de forma exitosa, evitando problemas que puedan terminar en perjuicio para la empresa. Estos son algunos de los aspectos legales del comercio electrónico a tomar en cuenta:

1. Condiciones claras

Antes de implementar un ecommerce se debe tomar en cuenta el Código de Protección y Defensa del Consumidor. En este documento están los requisitos que deben cumplir los contratos de consumo en las plataformas digitales, como: ser concretos, claros, sencillos, accesibles y legibles.

Esto significa que todos los términos y condiciones para la venta deben quedar claros al consumidor en el propio site de forma muy clara, sin que se preste a confusiones o engaños. En pocas palabras, se trata de asegurar que la llamada “letra chica” de los contratos esté expuesta de forma muy transparente para los usuarios web.

2. Seguridad en los pagos

Este es quizás el requisito más importante para que un ecommerce funcione correctamente. Las pasarelas de pago deben ser seguras, garantizando a los consumidores que se han tomado todas las medidas necesarias, a saber: validación y encriptación de datos; viaje seguro de la información y cobro correcto.

Para el caso de operaciones con tarjetas de crédito en Internet, el INDECOPI evalúa que la entidad financiera haya validado correctamente los datos ingresados por los consumidores y que haya descartado cualquier indicio de clonación de tarjeta. Esto con el fin de pronunciarse en el caso de cualquier reclamo por parte del usuario.

3. Atención a los intermediarios

Cuando el ecommerce funciona como una pasarela de pagos independiente de la empresa que presta el servicio o vende el producto, se deben extremar las medidas de seguridad para garantizar tanto el cobro correcto del artículo como la culminación de la transacción con la entrega de lo comprado.

De lo contrario, se corre el riesgo de tener que asumir la responsabilidad por un error en el cobro a través de un sistema sobre el cual el empresario no tiene ningún control. Estamos hablando desde tener que asumir un reembolso hasta una eventual crisis de marca.

Esto viene a caso porque las complicaciones con los ecommerce podría ser la causa de un problema de reputación para la empresa. Por ejemplo, en el caso de que el proveedor falle, quien asume la molestia del usuario final (y su eventual reacción pública en redes sociales) es la marca que administra el ecommerce.

Estos son apenas algunos aspectos legales a considerar al poner en marcha el comercio electrónico en tu negocio, pero hay muchos más detalles a tomar en cuenta. En RTM podemos orientarte para defender y hacer crecer tu eCommerce. Conversa con nosotros.