¿Qué es una marca y para qué sirve?

¿Sabías que un olor también puede ser una marca? En una época donde crecen los emprendimientos e, incluso, las “marcas personales” es común preguntarse ¿qué es una marca y para qué sirve? 

Si le preguntas a un abogado qué es una marca, te contestará: “es un signo que se utiliza para distinguir y diferenciar productos o servicios en el mercado”. Pero si le preguntas a un ganadero te dirá que una marca es la huella indeleble que ponen sobre el ganado para diferenciarlo y saber a quién pertenece, es decir, “marcarlo”. 

Si la imagen del fierro caliente sobre la piel del ganado te impactó, estás más cerca de entender lo que es una marca comercial porque, aunque el proceso implica varios pasos, es mucho menos traumático. Ahora, ¿qué cosas pueden ser una marca? 

¿Qué es una marca?

De acuerdo con Indecopi (Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual) “una marca puede ser una palabra, combinaciones de palabras, figuras, símbolos, letras, cifras, formas determinadas de envases, envolturas, formas de presentación de los productos, o una combinación de estos elementos, entre otros”. 

Imagina que estás en un pasillo del supermercado donde hay varios productos distintos. La marca de cada producto puede ser, desde su nombre hasta los símbolos gráficos que acompañan ese nombre. 

Hay productos que pueden estar identificados solo con letras, otros solo con números, porque estos elementos son parte de la marca. Los empaques icónicos de las sopas maruchan o la forma única de la botella de Coca-Cola también son marca. 

Sin embargo, ¿solo los productos pueden ser marcas? No. Los servicios también pueden ser marcas, así como los sonidos, las melodías e, incluso, las fragancias. 

Entonces todas las características que ayudan a que un producto se distinga de otro son marca. Una marca puede ser una de esas características o el conjunto de ellas. Lo único que hace falta para que una marca sea reconocible como tal es que sea “posible representarla gráficamente y tener aptitud distintiva.” Volviendo al ejemplo del ganadero: “un signo único para distinguirla del resto”. 

Tipos de marca

Ahora que ya sabemos qué es una marca, repasemos los tipos de marca que existen de acuerdo con las características únicas de cada una: 

Marcas denominativas: son la palabra o conjunto de palabras que forman la marca. Así como una persona se llama Juan o Juan José, una marca se puede llamar 

BEMBOS o INCA KOLA 

Marcas denominativas con grafía especial: también las conforman la palabra o combinación de palabras del nombre con un tipo especial de letra que las caracteriza y además pueden ir acompañadas por colores como: 

Marcas figurativas: son aquellas que se reconocen sólo por la figura o imagen de un objeto. Todo el significado de la marca está contenido en el significante. Probemos a ver qué nombres llegan a tu mente cuando ves estas imágenes:

Marcas mixtas: como explicamos, una marca puede ser un elemento, o la combinación de ambos. Las marcas mixtas implican la unión de una palabra o combinaciones de palabras con los elementos figurativos. Usemos los mismos ejemplos anteriores: 

Marcas tridimensionales: entramos en el terreno de los empaques, envases y envoltorios distintivos que forman parte de la presentación de un producto y lo hacen único. 

La botella de Coca Cola es distinta a la de agua Perrier y el registro de marca de cada una incluye la imagen tridimensional de sus envases. 

¿Por qué existen las marcas?

Las marcas existen para que los consumidores puedan distinguir un producto/servicio de otro y elijan el de su preferencia. Además, las marcas tienen un rol comercial muy importante relacionado con las estrategias de ventas de cada empresa y otros elementos como la reputación y el valor de un producto o servicio.  

En términos prácticos, las marcas existen para que puedas pararte en el pasillo del supermercado sin enloquecer. Además, al cumplir su labor comercial, las marcas mueven los negocios y las economías. 

¿Para qué sirven las marcas?

Desde el punto de vista de tu emprendimiento o empresa, una marca es la cara visible de tu producto o servicio. Refleja todo lo que tu negocio es o pretende ser. Por eso los procesos de identidad de marca se hacen en conjunto con profesionales de marketing, diseño e, incluso, psicología. 

Tu marca distingue a tu negocio de la competencia: bebidas gasificadas hay muchas, pero Coca Cola hay una sola. Además, una marca puede ir más lejos que el producto en sí mismo, al tratarse de un signo, no tiene límites físicos y puede traspasar fronteras. 

La marca es el reflejo de la calidad del producto y los consumidores ponen sus expectativas en la marca. Es decir, nadie compra un BMW esperando que el vehículo se malogre en seis meses. Este nivel de relación que tienen los usuarios con las marcas es clave para tus ventas y, por lo tanto, para el crecimiento de tu negocio. 

¿Si cualquiera puede atribuirse la calidad y las características de tu producto o servicio y quedarse con tus ventas cuál es el futuro de tu empresa? De allí la importancia de registrar tu marca para protegerla como lo harías con cualquier otro activo de tu negocio.