¿Por qué registrar una marca?

Registrar una marca es un proceso que puede parecer sencillo, pero hay varios aspectos que se debe considerar antes de realizarlo. Lo más importante es tener claro ¿por qué registrar una marca?.

Por ello debemos entender la importancia del registro de marca, ya que el no hacerlo en el momento preciso puede traer consecuencias graves para la rentabilidad y reputación de la marca.

Una marca es un activo de tu negocio, dejarla desprotegida sería equivalente a no asegurar la flota de camiones de tu empresa automotriz y las consecuencias de perder una marca son equivalentes a sufrir un incendio en la planta principal de tu empresa productora. 

Sin embargo, no solemos asociar a la marca con un bien tangible y por lo tanto tendemos a subestimar la importancia de protegerla frente a su uso inadecuado por parte de terceros. La manera más efectiva de proteger tu marca, y con ella tu negocio, es al registrar tu marca ante la autoridad competente. A continuación te explicaremos la importancia del registro de marca:

1. Registra tu marca para proteger el negocio

Al proteger legalmente tu marca, estás protegiendo tu negocio. Piensa en todo el esfuerzo que te tomó hacer crecer tu idea, formar un equipo, lanzar tu producto o servicio para que, de pronto, veas tu marca copiada de forma íntegra por alguien más. 

Eso afectaría tus ventas, tus ingresos, la calidad de tus productos, poniendo en riesgo toda la operación del negocio incluido a tus trabajadores y tu patrimonio.

2. Para cuidar a tus clientes

Pero el daño no solo es para ti sino también para tus clientes, quienes confían en la calidad de tu producto o servicio. Si otros se aprovechan de tu marca para confundir a los consumidores y quedarse con la venta, no podrás saber si tus clientes resolvieron sus problemas o, por el contrario, la marca “usurpadora”  les causó problemas nuevos.

3. Para proteger la reputación del negocio

Lo anterior está íntimamente vinculado con la reputación del negocio, que es otro de los activos intangibles que contamos al momento de evaluar una compañía. 

Los juicios de valor que los clientes asocian a tu marca como “calidad”, “durabilidad”, “confianza” “buena relación precio-valor”, “innovación”, “estatus”, etc. podrían ser suplantados si tu marca no está debidamente protegida.

4. Para no perderla

Si tu marca está posicionada pero no está registrada alguien más puede hacerlo por ti y quedarse con los beneficios de tu trabajo en términos reputacionales y de posicionamiento. 

Esto sería el equivalente a que un extraño fuera al banco y sacara todos los ahorros de tu cuenta. Este ejemplo sirve para ilustrar uno de los peligros más comunes en el mundo de los negocios: si no registras tu marca, alguien más lo hará por ti, quedándose con los beneficios.

5. Para evitar la falsificación

La falsificación es la copia no autorizada de una marca en un tipo de producto, usualmente de calidad inferior, con el objetivo de engañar a los consumidores. Si tu marca está registrada puedes detener a los falsificadores y lograr que se les imponga una sanción como una multa o una indemnización por daños y perjuicios. Recordemos que la falsificación es un delito regulado por el Código Penal.

Sin embargo, si tu marca no está registrada es poco lo que puedes hacer legalmente contra la falsificación, la cual tiene todos los efectos perversos sobre tu negocio y reputación que ya hemos mencionado. 

En definitiva, la pregunta no debería ser ¿por qué registrar una marca? sino, ¿por qué no lo harías? Todas las razones están dadas para que, al tener una idea de negocio, al prestar un servicio o producir un producto manejes tu operación bajo un sistema de marca que debe ser registrado, para beneficio de tu empresa y también de tus clientes.