Patentes y Marcas: similitudes y diferencias

Si eres de los que dice: “ya tengo mi marca registrada, ¿para qué necesito una patente, no son lo mismo?” En este artículo descubrirás las similitudes y diferencias entre patentes y marcas.

Imagina que tienes una gran invención en manos. Puede tratarse de un procedimiento que optimiza en un 100% la eficiencia en el sector al que perteneces, o trabajas en una herramienta tecnológica que revolucionará tu industria.

Quizá quieres exponer esa invención al mundo muy pronto, pero cuidando que la titularidad se te reconozca y te brinde exclusividad frente a cualquier otro que quiera explotarla. Es en este momento en el que te preguntas ¿debo registrar esta invención como marca o una patente?

La diferencia entre patentes y marcas es una de las primeras cosas por aprender cuando se tiene una idea de negocio o de producto. Tu clave será esta: las patentes están relacionadas con la invención, mientras que las marcas son un concepto más simbólico.

¿Qué es una patente?

De acuerdo con Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual, INDECOPI: “una patente es un título que otorga el Estado para ejercer el derecho exclusivo de comercializar un invento o invención durante un periodo de vigencia determinado y en un territorio específico.”

Es decir, el Estado protege tu invención durante un tiempo y bajo un territorio. Es decir, tú pones la cabeza (el conocimiento técnico) y el Estado el cuerpo protector (las leyes). Dicha protección consta de diversas modalidades: patente de invención, patente de modelo de utilidad y el diseño industrial.

Sin embargo, debes saber que esa protección no será eterna. En el Perú, la duración de una patente de invención es de 20 años, mientras que la patente de modelo de utilidad y el diseño industrial es de 10 años.

Ninguna patente es renovable, cada año debes pagar derechos de mantenimiento, pero transcurrido este tiempo (10 o 20 años) el conocimiento técnico es público y todos pueden acceder a este para que las invenciones sigan avanzando. Por otra parte, las marcas sí son renovables luego de 10 años, y no pagan anualidad.

Ahora, estas son las características esenciales que debe tener tu invención para lograr ser patentada:

  • Ser novedosa
  • Tener nivel inventivo
  • Tener una aplicación industrial

Hasta allí nos queda claro qué es una patente, ahora si tu invención está asociada a una marca con la que podrás comercializarla, necesitas proteger la marca por separado. Veamos

¿Qué es una marca?

Una marca puede ser una palabra, combinaciones de palabras, figuras, símbolos, letras, cifras, formas determinadas de envases, envolturas, formas de presentación de los productos, o una combinación de estos elementos, entre otros.

Acá hemos explicado muy bien qué es una marca.

En ese contexto, los derechos de marca velan por el sello registrado para impedir que otros utilicen una marca aparentemente similar, pero no evita que otros usuarios comercialicen los mismos productos y servicios con marcas distintas o comercialicen productos y servicios distintos, sin vinculación comercial, con marcas muy parecidas e, incluso, idénticas.

Por eso el mercado está lleno de tantas marcas de shampoo, por ejemplo. Es el mismo producto en esencia, pero las marcas y las propiedades son distintas. Ahora, si inventas un tipo especial de envase para shampoo, novedoso, con una mejora para el usuario, nunca visto y con aplicación industrial, ese envase debe ser protegido por una patente de modelo de utilidad o, en caso se desee proteger el diseño ornamental del envase, a través de un diseño industrial. ¿Se va entendiendo la diferencia?

Similitudes entre patentes y marcas

Las patentes y marcas son formas de proteger a las empresas otorgándoles exclusividad sobre el contenido y simbología de los productos o servicios que comercializan.

Así, los empresarios, emprendedores y personas en general registran su marca y obtienen exclusividad frente a terceros respecto al uso de un nombre, frases o logotipos que generan valor para la compañía.

Sucede lo mismo con las patentes, los creadores y las empresas buscan obtener exclusividad frente a terceros respecto a una invención propia o algún procedimiento industrial que hayan creado.

De este modo, si alguien quiere utilizar esta invención, debe pedir permiso a los dueños originales y pagar por el derecho de uso. Algo similar ocurre con las marcas cuando forman parte de una franquicia.

Diferencias entre patentes y marcas

Sabemos que las patentes permiten al inventor excluir a otros de comercializar sus invenciones sin su permiso. Por otro lado, las marcas no protegen dicha nueva tecnología o invención, lo que protege es el nombre del producto o servicio, logotipos, colores, o cualquier signo que lo distingue de la competencia.

Por lo tanto, debes tener claro que una patente protege invenciones, mientras que las marcas comerciales protegen el nombre o símbolo de su producto, entre otros atributos.

Dependerá de cada empresa o emprendedor en particular evaluar si requiere una patente o una marca, de acuerdo con lo que se busque proteger, considerando que ambos requieren un proceso de registro distinto, con estándares y periodos de protección diferentes.