Una vez que tengas el certificado de registro de tu marca, podrás renovarla indefinidamente cada 10 años. La no renovación de tu marca implica la pérdida de protección.